jueves, 6 de febrero de 2014

"La niña de los cuentos"

Cuando era muy pequeña, mi abuela Purita me contaba historias. Cuentos, leyendas, mitos y todo lo que su maravillosa ternura pudiera regalarme en esas tardes de verano, en el patio de su casa.
Cuando aprendí a leer, todas las semanas íbamos a "La Rosa", una antigua y pequeña librería del barrio, atendida por don Alejandro. Ese lugar emanaba una mezcla de aromas inconfundibles: madera, papel nuevo y plastilina. Recuerdo que Purita me invitaba diciendo: "Elegí un libro".
Frente a mi estaban las repisas llenas, repletas, colmadas. La colección Robin Hood, tal vez por su color llamativo y sus tapas duras, era m favorita. Mi mirada se detenía una y otra vez en los títulos y en los dibujos de las portadas. Toda una serie de volúmenes que editaban clásicos de la literatura universal, de brillante amarillo que me atraía como abeja a la miel. Y siempre salíamos de allí con un libro nuevo.


Mi pequeña historia personal, no es otra que la historia del relato tradicional universal.

Desde tiempos inmemoriales, cuando todavía no existía la escritura, los hombres han contado historias, y las han transmitido oralmente, guardando en cada una de ellas las enseñanzas y la herencia cultural de los pueblos.
La historia siguió su curso y los relatos pasaron de generación en generación hasta que fueron recopilados y conservados por escrito.
Pero siempre hubo un relato, alguien que lo contó y alguien que lo escuchó.
Es un ciclo interminable en el cual cada uno de nosotros ha ocupado un lugar u otro.
Somos herederos de relatos.

"La niña de los cuentos", novela de L. M. Montgomery, fue una de las elecciones en mi temprana adolescencia. Su protagonista es Sara Stanley, una niña de 14 años, que vive con sus tíos en la Isla del Príncipe Eduardo y tiene un talento especial: 

nadie cuenta historias como ella.

El narrador describe así su primer encuentro: "Si las voces tuvieran un color, su voz sería un arco iris. Hacía vivir las palabras que pronunciaba. Cualquier cosa que dijese se transformaba en una entidad viviente y no quedaba en una mera declaración verbal. Félix y yo éramos demasiado jóvenes para comprender o analizar la impresión que nos hacía, pero instantáneamente sentimos ante su saludo, que "era" un buen día -un día sorprendentemente bueno-, la mejor mañana que se había iluminado en el más excelente de los mundos".
Sara no solamente crea historias, también relata las que ha recopilado de los habitantes de Avonlea, así en la obra, se va construyendo todo un universo de relatos fantásticos y realistas. Todo un universo cultural.

La fortuna y la vocación me llevaron a convertirme en docente de Lengua y Literatura, y así tomé mi lugar en este círculo eterno de relatos universales.
Por eso cuando desde la plataforma de MOOCeducalab nos propusieron los temas para la 4º semana, no dudé en elegir "Storytelling", y casi inmediatamente abrí un grupo en Facebook y uno en Diigo.
Lo que sucedió después fue mágico, como en los cuentos.
Comenzaron a llegar 53 docentes de todas las latitudes y comenzamos a crear nuestra propia comunidad de aprendizaje. Todos a su tiempo, todos colaborando, todos aprendiendo y todos creciendo.
Creamos nuestro MURO colaborativo en Padlet en donde íbamos posteando nuestras impresiones, síntesis y material más relevante de la investigación.

Luego de una larga búsqueda, los perfiles elegidos entre los montones que he leído, son:

http://www.thestorygirl.com
 The Story Girl. Su autora, Jennifer Ramsay, es una pintora y cuentacuentos escocesa residente en España. Sus obras y cuentos están centrados en la Naturaleza y su conexión con los seres humanos. Su preocupación se centra en los problemas ambientales y sociales que sufre nuestro planeta. Ella cree en la siembra de relatos universales, en la creencia que a través de la sabiduría ancestral, la esperanza renacerá y crecerá una nueva conciencia de vida en armonía con todos los seres vivos de la tierra.

Otro sitio muy interesante es el Center Digital Storytelling así como su cuenta en twitter.












Es un sitio que se asocia a organizaciones de todo el mundo para desarrollar programas de apoyo a las personas para que puedan redescubrir cómo escuchar a los demás y compartir historias en primera persona. Los procesos de grupo y las historias que surgen son instrumentos eficaces para el cambio en un medio tecnológico.

Si bien La fundación para una vida mejor, no se especializa en storytelling, la difusión de valores sociales y humanos lo realiza a través de imágenes y videos que relatan pequeñas historias cotidianas. 


La fundación sostiene que "...independientemente de dónde vivamos, vivimos según valores. Éstos valen más, cuando los transmitimos."
Es un lugar que ofrece gratuitamente material multimedia a escuelas, canales de TV, radios o cualquier lugar en dónde desee utilizarse.
Todos los spots son conmovedores. Creo que éste es mi favorito:



Para finalizar, quiero compartir mi proyecto "Herederos de Relatos"
Los grupos involucrados son los 3º años del Colegio Secundario Sagrado Corazón de Rosario y está articulado con los alumnos del Pre-escolar del Nivel Inicial del mismo colegio. Desde el año 2010 lo estoy implementando con todo éxito.

Objetivos generales del proyecto.

Que los alumnos
  • Valoren la oralidad como medio de transmisión cultural.
  • Disfruten de la escucha de relatos tradicionales y valoren la enriquecedora herencia que poseen.
  • Interpreten el mensaje que se revela en cada cuento.
  • Identifiquen los elementos que reflejan la crítica de la sociedad en los relatos.
  • Se sientan responsables de la palabra que han heredado de sus mayores y se comprometan transmitiéndola a las generaciones más jóvenes.
Los ejes temáticos trabajados:
El origen del cuento. Características del cuento tradicional. La tradición oriental. La tradición occidental. La sociedad medieval. Las enseñanzas en las fábulas de Esopo. La crítica social. El cuento maravilloso. 


Este proyecto tiene varias etapas:
  • Los alumnos estudian los ejes temáticos.
  • Investigamos en la web y leemos relatos tradicionales. Los analizamos.
  • Los chicos se reunen en equipos. Realizan la selección del material y buscan un modo de contar a los alumnos de Pre-escolar el texto elegido. (títeres, canciones, dramatización, etc.)
  • Las maestras de Pre-escolar visitan la escuela Secundaria y nos cuentan cuentos.
  • En el patio del colegio secundario, nos encontramos alrededor de 200 alumnos de los 3ros años y de Pre-escolar, para volver a deleitarnos con los cuentos tradicionales y compartir una merienda juntos.
  • Finalmente subimos las valoraciones al blog del colegio junto con una presentación del evento.

A través de todo lo trabajado en el curso de Entornos Personales de Aprendizaje, voy a integrar un nuevo estadio en el proyecto. Vamos a dejar nuestra huella digital en relatos contados a través de las herramientas multimedia a nuestro servicio para contar nuestros relatos al mundo.


Hoy recuerdo con ternura a Purita, 
a Sara Stanley, 
a la joven que fui alguna vez,
y desearía que mi voz fuera un arco iris
y que mis palabras se convirtiesen en una entidad viviente 
para ocupar mi lugar 
en el ciclo eterno de los relatos.








11 comentarios:

  1. Excelente tu artículo. Me gustó mucho tu toque personal. Gracias por compartir tu Comunidad de aaprendizaje, Storytelling, de EduPLEmooc, conmigo.
    Analía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Analía! Un placer enorme trabajar con vos!

      Eliminar
  2. Precioso, encantador y enriquecedor tu artículo. Gracias por compartir tu trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo el ertículo y el proyecto. Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  4. Qué ternura de relato! y fantástico proyecto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno el artículo con relatos vividos en el ámbito familiar. Me gusta. Felicitaciones!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Hermoso, Silvia! Tan dulce como vos! Adelante con los proyectos y felicitaciones por animarte y no sentirte abrumada -como a veces me siento- por todos los recursos tecnológicos que tenemos a nuestro alcance y no nos animamos a utilizar cotidianamente. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Julieta por tus hermosas palabras! No hay que sentirse abrumada, sino maravillada! Todo está al alcance de nuestras manos. Y nuestra imaginación no tiene límites! Hay que animarse!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Silvia! Buscando "La Niña de los cuentos", que también leí en mi infancia, encontré tu precioso blog... ¡Gracias por transcribir esos párrafos de mi libro de cabecera de aquellos tiempos! Me encanta contar historias y muchas veces me he sentido identificada con Sara Stanley...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Susana por tus palabras! Cómo no sentirnos identificadas por Sara Stanley, si su personaje es definitivamente cautivador! Sigamos contando historias!

      Eliminar